Pepa Ramírez, modista de sombreros

Pepa Ramírez, modista de sombreros en su tienda taller

Pepa Ramirez es modista de sombreros, especializada en creaciones artesanas con elementos textiles y accesorios para la cabeza.

Complementos, sombreros, turbantes, gorras, boinas, tocados, peinetas, broches, alfileres, horquillas, diademas, collares o cinturones… que destacan por su original diseño y calidad.Piezas que esconden un gran trabajo de investigación y experimentación que las hacen únicas y especiales.

Desde su taller en Tres Cantos (Madrid) lucha por sacar adelante su negocio y oficio.

“Los Pseudotalleres artesanos actúan de manera bastante desleal abaratando precios” dice con cierta amargura e indignación. “Es importante diferenciar entre lo que es la labor de un taller absolutamente artesanal del que hace un mero mecano compuesto de piezas ya hechas”. Y es que Pepa se mantiene fiel a su oficio procurando la máxima calidad y completa dedicación en cada detalle para hacer que cada uno de sus complementos sea inolvidable. No es fácil competir con los grandes titanes de la moda, pero lo hace con convencimiento y sabiendo que aún hay gente que valora el auténtico trabajo artesano, aunque reclama también más apoyo por parte de los organismos competentes.

Pepa Ramírez define su trabajo tomando la denominación francesa ‘Modista de Sombreros’ cuya labor es más especial, delicada y  personalizada que la de Sombrero. Bajo este concepto desarrolla su trabajo en Madrid.

¿Es la artesanía una vocación para ti? ¿Cómo te inicias en el mundo del textil y te haces modista de sombreros?

Creo que los objetos artesanos tienen una esencia especial. Cada pieza lleva un poquito de ti misma, cada objeto es único y está realizado con manos, cabeza y corazón. Sin duda es algo vocacional.

El trabajar con las manos ha estado presente en mi vida desde siempre. Recuerdo que de niña ya me entretenía entre trapos. Al lado de casa de mi abuela había una tienda de telas y los propietarios le regalaban retales para hacer los viejos sacudidores; yo siempre andaba trasteando y cogiendo restos de retales para inventar cosas.

Me siguen fascinando las innumerables opciones de esta materia: tintar, pintar, cortar, modelar, encolar… Es posible pasar de dos dimensiones a tres dimensiones a través del manipulado de este material tan versátil. Y me gusta trabajar diferentes técnicas partiendo fundamentalmente de tejidos aunque no es el único elemento con el que trabajo. Para la elaboración de mis piezas utilizo diferentes textiles que pueden ser de origen animal o vegetal (lino, seda, yute, lana), pero también trabajo con cristales, plumas, encajes o metales para completar mis diseños.

Para  definir  mi trabajo me quedo con la denominación francesa: MODISTA DE SOMBREROS que me parece más correcta que la de Sombrerera; pues el sombrerero es quien elabora de manera extensiva y mecánica, mientras que la modista de sombreros suele hacer un trabajo más especial, delicado y  personalizado.

Entre la gran variedad de accesorios que realizas ¿cuál es tu especialidad?

Los trabajos que realizo son fundamentalmente complementos para la mujer, aunque los accesorios para la cabeza como sombreros, tocados o diademas son los protagonistas. De hecho, nuestro taller cuenta con la acreditación de ‘Taller de Sombreros’.

Nuestros sombreros se realizan con varias técnicas: a partir de patrones mediante corte y confección; los realizados con pajas o lanas mediante conformado, esto es sobre horma y mediante planchado se hace el bloqueo para darle forma; y también los de paja cosida a mano y máquina.

En cuanto a estilos, contamos con piezas de estilo casual para el día a día, con una amplia colección de sombreros de lluvia, veraniegos y los sombreros invernales. Y procuramos siempre diseños únicos inspirados en otras culturas y mezclando diferentes materias. Intentamos que sean lo más versátiles posibles para que pueda ser usado de distintas maneras.

Pero donde más nos podemos dejar llevar por la fantasía es en el Tocado o Pieza de Ceremonia, donde aprovechamos para aplicar todo tipo de materias buscando exclusividad y personalización. Solemos trabajar por encargo y nuestras piezas acostumbran aestar realizadas desde cero; el primer paso es definir el color acorde al vestido u otros complementos de la clienta, y le sigue un gran trabajo absolutamente artesanal.

Quisiera aprovechar la ocasión para hacer un alegato contra los pseudoartesanos.

Actualmente hay una gran afición al mundo del tocado. Son numerosas las empresas que venden el sombrero hecho. Muchas las aficionadas que con cierta gracia cosen y pegan adornos con un resultado más o menos agradable para su venta. Considero importantísimo que se entienda la diferencia entre el producto artesanal y el creado a partir de piezas ya hechas. Los autodenominados ‘artesanos’ que realizan sus productos a partir de piezas ya manufacturadas actúan de manera bastante desleal abaratando los precios y causando la ruina de profesionales al comercializar sus productos como si de artesanía se tratase. El consumidor debe aprender también a valorar la pieza de calidad cuyo trabajo va mucho más allá de la mera composición, pero para ello habría que empezar a llamar las cosas por su nombre.

¿Cómo te inspiras para crear piezas tan originales y exclusivas? ¿De quién has aprendido?

He tenido la suerte de aprender mucho en todos los viajes y concentraciones de sombrereras a las que he asistido como modista de sombreros. Intento fusionar técnicas y estilos distintos adaptándolos a un estilo más nacional. En cada lugar se vive el diseño de manera diferente y yo siempre ando buscando cosas nuevas a partir de mis propias experiencias.

He aprendido técnicas a lo largo de todo el mundo: Ana de la Guerra me enseñó a coser paja  suiza. Concha López a coser paja trenzada a máquina. Tracy Chaplin a manipular el sinamay. Josianne Lacombe me ensenó el trabajo de patrones. Catherine Ellen cómo trabajar las flores de seda…la lista es larga desde 2008 que empezamos y hay muchos profesionales de quienes he aprendido para convertirme en modista de sombreros.

La inspiración es algo que viene sólo, supongo. Yo estudié Historia del Arte y trabajé en museos por lo que recuerdo imágenes de muchos estilos y épocas. Pero lo más importante es la experimentación ‘si la musa viene que me pille trabajando’.

¿Cómo se las apaña un taller artesano para comercializar sus productos?

En España cuesta más vender sombreros, la verdad… no sé por qué hay tanto miedo a vestir la cabeza con naturalidad… y por este motivo un taller como el nuestro tiene que elaborar otro tipo de complementos como turbantes, pasadores, cinturones, coronas para novias, peinetas, adornos florales…

Nuestro trabajo lo comercializamos directamente en nuestra tienda-taller, donde trabajamos también como taller para algunas firmas comerciales elaborando colecciones exclusivas, y asistimos además a ferias nacionales e internacionales. De hecho, vamos a estar presentes en la Feria Mercado de Artesanía de Madrid durante toda la Navidad.

Pero la presencia física no es suficiente, así que vendemos nuestros productos en plataformas  ETSY o MANOS ES MÁS.

 ¿Cuáles son las piezas más valoradas por tus clientes?

Las piezas que más valoran mis clientas son las personalizadas, aunque gustan mucho las fornituras metálicas para novias. Y mi clienta favorita es la que repite y envía a sus amigas. No importa cuánto gaste sino que repita.

Tengo que decir, para finalizar, que este es un trabajo que hago con verdadera satisfacción, placer y con mucho sacrificio. Como decía, mantener un taller artesano hoy en día es una tarea titánica. Contamos con mucha competencia que no cumple las normas de la producción artesanal. La artesanía carece de suficiente ayuda por parte de las administraciones para su adecuado desarrollo.

ARTESANÍA MODISTA DE SOMBREROS

ARTESANA TEXTIL MODISTA DE SOMBREROS

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario