Malaquita, piedra semipreciosa, en joyería artesanal moderna

Historia de la Malaquita

La Malaquita es una piedra semipreciosa que toma su nombre del griego malaqh (malva) en honor a su color que va desde el verde más claro al más oscuro, aunque también hay un tipo de malaquita de color azul llamada Azurita.

A finales del siglo XIX la malaquita era muy costosa y símbolo de riqueza. Principalmente fueron los joyeros rusos quienes pusieron en valor este mineral y era entonces marca distintiva entre la nobleza rusa que la utilizaba, además de como ornamento personal, para adornar muebles con incrustaciones y revestimientos o tallar objetos como vasos y platos.

Pero su uso se remonta al antiguo Egipto cuando se pulverizaba para aplicarla como sombra de ojos o colorante. Los egipcios, los griegos y luego los romanos usaron la Malaquita, además, como talismán. Y es que a la piedra semipreciosa Malaquita se la conoce como “piedra de la transformación” ya que, se dice, su espíritu aventurero te impulsa a asumir riesgos y evolucionar. Es una piedra excelente para sacar a flote todas las emociones reprimidas, reconocerlas y liberarlas. En general, en su uso como amuleto, te protege contra la negatividad y el peligro físico, útil antiguamente contra el mal del navegante.

La Malaquita en joyería artesanal

Esta hermosa piedra se utiliza en la actualidad para el diseño y producción de modernas piezas de joyería siendo su color el especial atractivo. Esta hermosa piedra se aplica principalmente en joyería junto a metales como la plata o el oro para la creación de collares, anillos o pendientes gracias a sus características físicas y su gran belleza, aunque también se usa para la obtención de colorante o en la elaboración de piezas de arte.

Anillo Oro con Malarquita
Anillo oro rosa con Malaquita
Anillo oro rosa con Malaquita
Alianzas de plata con Malaquita
Alianzas de plata con Malaquita
Anillo oro rosa con Malaquita
Anillo oro rosa con Malaquita

Mantenimiento de la malaquita

Los collares y las pulseras de Malaquita son muy apreciadas y es conveniente hacer un buen uso y mantenimiento de esta piedra dado que el uso prolongado provoca la perdida de brillo. Es por ello que hay que tener especial cuidad con el uso de perfumes y lacas que pudiesen deteriorar la piedra y es conveniente guardar la pieza en una bolsita de fieltro separada de otras joyas para su mejor conservación entre uso y uso.

Descrubre joyas artesanales hechas con ésta y otras piedras en nuestra sección de joyas. Todas hechas de forma artesanal y trabajadas con el máximo cuidado y dedicación. Y, si te gustan los minerales, conoce el trabajo de Alba, azabachera en Asturias.

Deja un comentario