La Lana. Lo que dicen los expertos…

La lana es una fibra natural suave y rizada que se obtiene principalmente de la piel de la oveja aunque también de otros animales como la alpaca, la cabra de cachemira, el conejo de angora o la cabra mohair… Esta materia se trabaja artesanalmente para la obtención de tejidos naturales de múltiples aplicaciones y el proceso empieza con el esquilado, que se realiza una vez al año en primavera. Luego se limpia, desgrasa, se carda o se peina, y se hila para la elaboración de tejidos.

Actualmente la concienciación por un consumo responsable, las nuevas tendencias de consumo y la magia de su elaboración han convertido esta materia prima en una fibra muy demandada.

Pero conozcamos un poco mejor sus increíbles cualidades:

  • Es aislante térmico. La Lana no propaga la llama ni se funde. Esta propiedad la hacen perfecta para el uso en textiles del hogar como alfombras o sábanas dado que es un material muy seguro. También recomendado para el uso profesional cuando se está expuesto a altas temperaturas o riesgo de inflamación.
  • Absorbe la humedad. La lana es capaz de retener el agua hasta un 45% de su peso al mismo tiempo que se mantiene seca. No se humedece. Es un tejido perfecto para la elaboración de jerséis, vestidos, abrigos, trajes y calcetines… pues se obtienen prendas muy cálidas y confortables.
  • Su flexibilidad y elasticidad. Es muy flexible lo que facilita su manipulación siendo especialmente atractiva para hilar, prensar o trenzar. De la lana se obtienen diferentes subproductos como el fieltro, hilo de lana o estambre.

Si quieres saber más sobre sus cualidades y origen, en Artesanos de la Lana conocemos el trabajo de Vicente Zaldo, productor de calcetines de lana de primera calidad.

¡Tip! ¿Qué cuidados precisa una prenda de lana?

Como dice nuestra colaboradora Anahí Cachaza de Liño e Lá, la lana es una fibra natural y no hay que estresarla. Nos recomienda tratar la de lana con la delicadeza que se merece un tejido natural. Se puede lavar a mano en un preparado de agua jabonosa y sin estrujar, o se puede lavar en lavadora con programas suaves y preferiblemente sin centrifugado. Siempre con agua a baja temperatura para evitar que se apelmace el tejido.

¡Importante! Nunca se debe meter en secadora ni tender una prenda de lana, pues se estiraría y deformaría. Para el secado, simplemente hay que acomodarla en una superficie plana, bien extendida. Y si se quiere planchar, hacerlo con el vapor sin tocar la prenda con la plancha.

Se trata de mimar el tejido para estrenar la misma prenda todos los días ¿no estáis prensando ya en conseguir vuestro alijo de lana?

1

Guardar

Deja un comentario